lunes, 2 de abril de 2012

EN EL ALTO EXISTEN 20 PERSONAS CON AUTISMO

En el Día Internacional del Autismo se reveló que en El Alto existen 20 casos de personas que sufren de este trastorno, durante la feria organizada por la Unidad de Protección a las Personas con Discapacidad en coordinación con el Centro de Rehabilitación Física y Educación (CEREFE).
El evento se realizó en la Plaza Juana Azurduy de Padilla por el Día Internacional, determinado por la Asamblea General de las Naciones Unidas, como una forma de concienciación sobre el autismo, dijo el responsable de la Unidad de Protección a las Personas con Discapacidad del municipio, Estanislo Carvajal.

Por su parte, el director del CEREFE, doctor Ricardo Quiroga, sostuvo que esta feria contribuye a la difusión de información correcta sobre este mal.

“El autismo es un trastorno neurobiológico donde el niño, el adolescente y el adulto no desarrolla adecuadamente la comunicación, ni desarrolla su sociabilización, quedando aislado de todo su entorno, por ello necesitan una atención temprana para otorgarles una mejor calidad de vida”, explicó el profesional.

ESTADÍSTICAS

No existen datos acerca de cuanta población boliviana tendría el síndrome. Sin embargo, en El Alto se cuentan con un aproximado de 20 personas diagnosticadas que asisten al CEREFE.

La tasa del autismo en todas las regiones del mundo es alta y tiene un terrible impacto en los niños, sus familias, las comunidades y la sociedad.

En este contexto, la responsable de autismo del CEREFE, Ángela Rojas, sostuvo que las personas con autismo, deben recibir atención pormenorizada.

Al margen de las 10 existentes, “recién habilitamos el aula de autismo, donde tenemos 10 personas en tratamiento gratuito, de las cuales cada una tiene distintas reacciones. Tal es el caso de Nicolás que responde sólo ante la música, o Cecilia que se pasa todo el tiempo caminando y Gustavo que es muy hiperactivo”, precisó Rojas.

AUTISTAS

Mientras, la responsable explicaba estos detalles Nicolás de 20 años, se apoderaba de un micrófono e intenta balbucear algunas palabras y bailar morenada.

En otro sector de distinta manera, Gustavo de 15 años, pasó el tiempo diciendo “hola”, “chau” y aprovechaba, para repartir besos a todo aquel que se acercaba a su madre o se despedía de ella, pero al mismo tiempo, no permitió que ella se alejará de él, tomándola fuertemente de las manos.

Ante este panorama, las madres expresaron el cariño, el amor y las dificultades que enfrentar para sacar adelante a sus hijos.

“Es difícil cuando se tiene que luchar con las personas que no comprenden la situación, a veces nos miran por las calles creyendo que es contagioso, pero no es así”, contó doña Ana Saravia, madre de la pequeña Cecilia.

“Gustavo es un pequeño que en ocasiones se autoagrede y que a falta de centros de rehabilitación tuvo que quedarse un tiempo en su casa sin atención especializada, es muy hiperactivo debido a que cuando se acerca alguien empieza a molestarlos con los pies”, contó Alejandra Chuquimia.

“Estamos agradecidos con el alcalde (Edgar Patana) y el personal por apoyarnos con la difusión y esperamos que nos apoyen con la creación de un centro especializado que atienda a nuestros hijos”, exteriorizó Alejandra a tiempo de exhortar a las madres no ocultar a sus hijos y tratarlos con dignidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada